Emilio J. Sánchez: Lo que piensa el próximo presidente sobre la educación

  • Electores llenos de dudas
  • Brillantes promesas; opacas realidades
  • La abstención como malestar social

El Nuevo Herald, 11 de agosto del 2016

Clinton, Trump pick up big wins

Hillary Clinton y Donald Trump: las visiones de cada uno.

El desilusionado protagonista de A contrapelo, la novela del francés Joris-Karl Huysmans (1848- 1907), contempla su mundo como un lugar repleto de “bribones y estúpidos” y define la política como esa “innoble distracción de los intelectos mediocres”. Sorprendentemente, el mundo de fines del XIX se parece bastante al nuestro; por eso sus palabras vienen a cuento a propósito de estas elecciones.

Que se recuerde, nunca hubo una justa donde los electores se sintieran tan desdichados. Votar por el candidato menos malo; o hacerlo solo para impedir que gane el contrario se torna una verdadera fuente de infelicidad. No se trata de votación dividida; en un sistema bipartidista la opinión siempre lo está: ¿recuerdan “Kennedy or Nixon” ?

Lo novedoso, ahora, es que tanto los que tradicionalmente votan demócrata como los que suelen marcar republicano, están atascados en un pantano de dudas. Esperan quizá que una revelación (un email impublicable, una violación enterrada) destroce a uno de los candidatos y los saque del lodazal.

Pareciera que en el país más desarrollado del mundo; donde radican las universidades más prestigiosas, se reciben más premios Nobel, se inventan los adelantos que caracterizan la civilización del siglo XXI, escasean personas que cumplan estas tres condiciones: decencia, capacidad y vocación de servicio público.

Papeles son papeles

En tiempos de comicios abundan las promesas. Con todo, resulta relevante —sobre todo para padres y maestros— conocer qué piensan los candidatos sobre la educación y cuáles son sus diferencias.

Hillary Clinton asistió siempre a la escuela pública, y su hija Chelsea hizo lo mismo hasta el 8vo grado en Arkansas, momento en que su padre fue elegido presidente y la familia se mudó a Washington. Como primera dama y senadora impulsó numerosas acciones en beneficio de la educación. Ahora, su plataforma de campaña dedica tres acápites diferentes al tema.

No es el caso de Donald Trump. El empresario nunca tuvo a la educación como eje de su interés, con excepción de un polémico proyecto educativo, la escuela en línea Trump University que fundó en el 2005 para enseñar el arte del “deal-making”. En el 2010 el Departamento de Educación de Nueva York se quejó y lo obligó a cambiar el nombre por Trump Entrepreneur Initiative.

 Sus opiniones, como otras tantas ideas de su campaña, son, casi siempre, escasa, simples y vagas, aunque arrastran el atractivo de lo políticamente incorrecto. Siempre asistió a escuelas privadas y sus hijos también. En su plataforma de campaña, dos videoclips del candidato se refieren de manera muy general al tema y aprovecha para defenderse de las acusaciones sobre la Universidad Trump.

He aquí un resumen apretado de las ideas de cada uno.

Las propuestas de Hillary Clinton

· Modelo mixto que combina escuela privada y escuela pública subsidiada la última con financiamiento estatal; apoya los Common Core State Standards (iniciativa K-12 que fija estándares de calidad con independencia del lugar donde se vive).

· Elevación de estándares académicos buscando igualar a Finlandia y Singapur, países punteros en educación.

· Educación de alta calidad para todos los niños desde los 4 hasta los 10 años; más acceso a programas de pre-Kindergarten.

· Más recursos para la escuela pública —que considera la segunda más importante institución del país— y también para las escuelas chárter.

· Opuesta a los vouchers, que ve como sifones de recursos de la escuela pública.

· Eliminación del costo de matrícula a estudiantes de colleges y universidades públicas cuyas familias ingresen anualmente menos de $125,000; y cero deudas estudiantiles.

· Reducción del tamaño de aulas, más tiempo de clases e impulso de la enseñanza de computación y artes.

· Menos y mejor calidad de exámenes estandarizados; rechaza vincularlos con la evaluación de maestros.

· Mejor salario a maestros y promoción de su superación profesional.

· Refuerzo del papel de los sindicatos de maestros.

Las propuestas de Donald Trump

· Fuertes críticas al estado de la educación en el país; alega que EEUU se encuentra a la zaga en el mundo; estima que las escuelas son inseguras, que los maestros no enseñan y los alumnos no aprenden; partidario de un mejor sistema que gaste menos.

· Reducción de gastos en la enseñanza y recorte del Departamento de Educación.

· Educación vista como problema local, en el que el gobierno federal no debe inmiscuirse. Opuesto al Common Core State Standards al interpretarlo como una imposición federal.

· Préstamos estudiantiles deben hacerse con bancos, no con el gobierno federal; partidario de ayudar a los estudiantes, pero no de condonar deudas.

· Ampliación de escuelas charters y asignación de vouchers y becas, que describe como fructífera competencia entre opciones educativas.

· Crítico de los sindicatos de maestros, a los que califica de verdaderos “monopolios”.

· Mejor pago a docentes, pero con arreglo a sus méritos.

Abandonad toda esperanza

Y respecto de la enseñanza de idiomas, el bilingüismo, ¿qué posición tienen los candidatos?

Desde Franklin Roosevelt —quien hablaba alemán y francés— ningún presidente ha sido bilingüe. Parece que no se ve bien; por el contrario: la fluencia en francés les valió una andanada de ataques a John Kerry y Mitt Romney. Nada que sorprenda: menos de un 1 por ciento de los adultos estadounidenses se reconocen competentes en una lengua extranjera cursada en la escuela.

Hillary Clinton ha reconocido su monolingüismo (que no parece preocuparle en absoluto), aunque ha balbuceado algunas frases en español por pura finalidad electorera. Meses atrás, Donald Trump se indignó cuando Jeb Bush dijo una frase en español, pues estima que en Estados Unidos se debe hablar solo inglés, si la meta es integrarse exitosamente al melting pot.

Así pues, lo partidarios del bilingüismo en Miami no deben esperar apoyos ni fondos de ninguna de las partes. De todos modos, si triunfan las huestes de Trump, pudiera esperarse que aliente el interés del distrito por el menguante programa English for Speakers of Other Languages (ESOL, Inglés para hablantes de otros idiomas). En cambio, si son las tropas de Hillary las que se hacen con la victoria, tal vez promueva que también imitemos a Finlandia, donde los estudiantes pueden optar por hasta seis diferentes idiomas (inglés, alemán, francés, italiano, ruso y español) hasta completar el bachillerato.

Seamos realistas. La escuela es apenas uno de los temas de campaña y seguramente no ocuparía el primer lugar dentro de las prioridades de ningún político. Así que, analizado aisladamente, no bastaría como para determinar una preferencia. Hay que sopesar cuestiones fundamentales: economía, seguridad y terrorismo, inmigración, salud, empleo, política exterior, entre otras.

Si, después de los imprescindibles debates aún persisten sus dudas, lo recomendable sería votar en blanco o hacerlo por Homer Jay Simpson y que conste como expresión de malestar social. Desde luego, también puede optar por terminar como Jean Des Esseintes, el hastiado personaje de A contrapelo, echando maldiciones y enclaustrándose en una casa donde no entren bribones ni políticos. Tampoco cabilderos.

Periodista, exprofesor universitario

emilscj@gmail.com

sehablaespanolblog.wordpress.com

Anuncios

NAACP Approves Resolution Calling For Moratorium On Charter School Expansion

New Orleans charter school's new principal works to improve reading and math skills

NEW ORLEANS, LA – JANUARY 16: New principal Krystal Hardy visits a classroom at Sylvanie Williams College Prep elementary school, on January 16, 2015 in New Orleans, Louisiana. Hardy spends most of her time out of her office mentoring teachers and staff and spending time with the children. She is the face of the new type of principal. Fifty percent of the children here started the year below grade level in reading and math. The goal is to help them catch up and keep making progress. (Photo by Melanie Stetson Freeman/The Christian Science Monitor via Getty Images)

NewsOne Now  August2, 2016

No new charter schools. That’s the request from the NAACP.

The historic and iconic civil rights organization has approved a resolution calling for a moratorium on the expansion of Charter Schools in America.

The resolution states in part:

“Charter schools have contributed to the increased segregation rather than diverse integration of our public school system…

“Weak oversight of charter schools puts students and communities at risk of harm, public funds at risk of being wasted, and further erodes local control of public education.”

This controversial resolution reaffirms a 2014 resolution that “the NAACP opposes the privatization of public schools and/or public subsidizing or funding of for-profit or charter schools.”

It will not become official policy until the NAACP’s national board meeting later on this year, but many of the charter schools they seem to have maligned by approving the “no new charter schools” resolution are actually doing well.

This leads us to the question and the ongoing debate revolving around school choice: Should parents be able to choose other options to enhance their children’s education?

On Tuesday’s edition of NewsOne Now, the school choice debate turned into a highly contested dialogue between Dr. Steve Perry and Hilary Shelton, Bureau Director of the Washington, D.C. Chapter of the NAACP.

Shelton stated 18 years ago the NAACP issued their initial stance on charter schools. At that time, they believed “charter schools should at least meet the minimum standard of any public school.”

He continued in many instances since then, “charter schools have been put in places to undercut many of the policies and protections civil rights has provided.”

According to Shelton, teachers should have a degree and be certified before they teach. He continued, “Many charter schools went around that and even hired teachers without degrees at all, creating all kinds of other problems.”

Shelton added, “We have charter schools that were carpetbaggers. They come in and before they can figure out the charter school was not prepared to provide the services, the charter school was gone.” 

The NAACP Washington Bureau Director also stated in some instances, charter schools were being used as “tools to maintain segregation.” He continued, “So, in essence, that is why we are calling for a moratorium.”

As you can imagine, none of this sat well with Dr. Steve Perry, Founder and Head of Schools for Capital Preparatory.

Perry responded to the NAACP’s resolution and Shelton’s comments by saying, “They couldn’t be more out of touch if they ran full speed in the other direction.”

“Americans are deciding with their feet that they want to go to better schools.” Perry continued his rebuttal and said the national office of the NAACP is “out of touch even with their own chapters.”

Dr. Perry explained through travels around the United States, he found the biggest proponents of school choice are NAACP local chapters.

“This is more proof that the NAACP has been mortgaged by the teachers union and they keep paying y’all to say what they want to say,” said Perry.

Later during his blistering refutation, Perry told Mr. Shelton, “The group that has most benefited from school choice in general and charters in specific are African-American males.”

“You want to stop the school-to-prison pipeline? Then stop sending Black boys to failed schools that keep funding the NAACP through teachers union dues.”

Watch Roland Martin, Dr. Steve Perry, Hilary Shelton, Shavar Jeffries, and the NewsOne Now discussion on the NAACP resolution to stop charter school expansion in the video clip above.

El exito educativo de Finlandia

finlandia

A usted puede no simpatizarle el cineasta Michael Moore, pero coincidirá conmigo en que hay que agradecerle por compartir su asombro.

Moore trata de entender las causas del milagro educativo de Finlandia. Décadas atrás compartía con Estados Unidos uno de los últimos lugares en el mundo; hoy ocupa el primero, mientras que EEUU sigue en el furgón de cola.

Entre los secretos revelados por funcionarios maestros y alumnos:

  • Prácticamente, no ho hay tarea
  • Promedio de 20 horas semanales (4 por día)
  • No existen los exámenes estandarizados
  • No hay escuelas privadas ni charter schools
  • Estudiantes dominan dos idiomas, aparte del finés

Para descubrir otros secretos, pulse aquí.